Publicador de contenidos

null Cómo encontrar el código del SA o HTS correcto

Evita la complejidad del Sistema Armonizado con esta guía de gran utilidad.

Tus productos deben atravesar fronteras internacionales para llegar a tus clientes, lo que puede convertirse en un proceso complejo que requiera mucha documentación y declaraciones legales. Para asegurarte de completar este proceso sin problemas, la correcta clasificación arancelaria de tus productos se convierte en una parte fundamental de tu actividad aduanera. A lo largo de esta guía, explicamos los aspectos fundamentales del sistema de clasificación aduanera para que puedas entender mejor este importante proceso. 

¿Qué es el Sistema Armonizado y por qué es importante?

La Organización Mundial de Aduanas desarrolló el Sistema Armonizado (SA) como una nomenclatura de productos internacional y polivalente en la que se describen todos los productos con los que se puede comerciar internacionalmente. Para que las mercancías puedan cruzar las fronteras internacionales sin problemas, debe indicarse el código del SA (también denominado código HTS o arancelario) correcto. Este código determina los correspondientes derechos de aduana e impuestos que se deben pagar por cada artículo. 

¿Cómo funciona?

El sistema de códigos del SA utiliza un número de 6 dígitos que se aplica en todo el mundo como base para la clasificación nacional de cada país. El SA incluye 5300 descripciones de artículos o productos que aparecen en forma de «partidas» y «subpartidas». En teoría, todos los países que utilizan el acuerdo del Sistema Armonizado deberían clasificar un determinado producto en el mismo apartado, capítulo, partida y subpartida del Sistema Armonizado, aunque en la práctica pueden surgir conflictos. 

Lamentablemente, no todos los países aplican las mismas versiones del SA, ni aplican las normas del mismo modo. Esta incertidumbre se combina con la creciente complejidad de los productos, algunas sentencias históricas y la falta de conocimientos acerca de los aspectos técnicos de un producto determinado para crear unas reglas de clasificación complejas, incoherentes y arriesgadas, con las que puede ser complicado trabajar. 

¿Quién tiene la responsabilidad de clasificar las mercancías?

Como importador o exportador, es tu responsabilidad legal clasificar correctamente las mercancías transportadas. Posteriormente, Kuehne+Nagel actuará en tu nombre para declarar debidamente esa clasificación en la aduana.

¿Por qué supone un riesgo la clasificación del SA?

Las clasificaciones del SA suponen un riesgo si se realizan de forma incorrecta, ya que podrías acabar pagando derechos de aduana e impuestos que no se corresponden con los de tus productos. Esto puede dar como resultado una factura retroactiva de impuestos y derechos de aduana para el pago atrasado de todos los productos que hayas clasificado de forma incorrecta, lo que a su vez puede dar lugar a importantes sanciones y multas, e incluso al embargo o destrucción de tus mercancías. 

Una clasificación incorrecta también puede suponer un pago excesivo en concepto de derechos de aduana e impuestos, lo que afectará al flujo de caja de tu empresa. Es posible presentar una reclamación retroactiva en relación con los derechos de aduana pagados en exceso, pero tendrás que ser capaz de respaldar perfectamente tus argumentos para poder solicitar el cambio y conseguir que la reclamación prospere.

La clasificación de aranceles es una tarea especializada que requiere una gran base de conocimientos y experiencia. No todos los importadores y exportadores cuentan necesariamente con estos conocimientos. En Kuehne+Nagel llevamos más de 125 años enviando mercancías por todo el mundo.  La correcta declaración de las mercancías ante las agencias aduaneras es un elemento clave de nuestros servicios. Nuestros equipos aduaneros y de conformidad comercial de todo el mundo son expertos en la clasificación del SA y están preparados para ayudarte asesorándote acerca del mejor modo de clasificar tus productos. 

¿En qué puede ayudarte Kuehne+Nagel?

Nuestro personal de aduanas y conformidad comercial está al día respecto a todos los aspectos de la actividad aduanera y debe demostrar su competencia profesional en estas áreas para obtener la autorización de Operador Económico Autorizado (OEA).

Podemos identificar los puntos de riesgo de tu clasificación y optimizar tus clasificaciones, aprovechando las ventajas disponibles, como una reclasificación legítima y una reducción del tipo de derechos, y las exenciones de derechos. Para obtener más información acerca de nuestros servicios de asesoramiento acerca de la clasificación del SA y nuestra amplia gama de servicios de conformidad aduanera y comercial, ponte en contacto con nosotros.


Preguntas frecuentes

No todos los productos son fáciles de clasificar. Algunos artículos son fáciles de describir y se pueden buscar en el índice de aranceles de cada país, que a menudo suele estar disponible en Internet. Siempre debes leer las notas que aparecen en los aranceles, ya que pueden incluir o excluir de forma específica determinados artículos, además de ofrecer más orientación.

En caso de que sea más complicado incluir tu producto en una categoría concreta, o si no puedes encontrarlo en el índice, deberás tener en cuenta su forma y función. Esto puede resultar complicado y deberás tener en cuenta las «reglas generales de interpretación» o «RGI». 

Si necesitas utilizar las RGI para clasificar tu producto, probablemente te encuentres en un punto en el que necesites la ayuda de un experto.

El SA asigna las mercancías a una de sus 21 secciones y, a continuación, procede a asignar esas mercancías a su capítulo, partida y subpartida específicos, en ese orden. Por ejemplo, así es como se clasificarían las camisetas de algodón para hombre: 

  • Sección del SA: Sección XI: «Materias textiles y sus manufacturas»
  • Capítulo del SA: Capítulo 62: «Prendas y complementos de vestir, excepto los de punto»
  • Partida del SA: Partida 6205: «Camisas para hombre o niño»
  • Subpartida del SA: Subpartida 620520: «De algodón»

Los Gobiernos y agencias aduaneras de todo el mundo también utilizan la clasificación del SA para regular las mercancías controladas y los impuestos adicionales, y aplicar reglas de origen, políticas y estadísticas comerciales, controles de cuotas y supervisión de precios, así como para análisis, controles de seguridad, creación de perfiles de riesgo y otros usos similares.

Hay 6 reglas para la clasificación de las mercancías en virtud de lo establecido por el SA. Su objetivo es proporcionar una interpretación legal uniforme de la nomenclatura del SA para la correcta clasificación de las mercancías, aunque en la práctica existen algunas variaciones entre países. Las RGI se aplican en un orden numérico estricto. Aquí tienes algunos ejemplos.

Nota: Estos ejemplos se ofrecen únicamente a modo ilustrativo. En caso de duda acerca de la aplicación de las RGI para un artículo concreto, se debe consultar a un experto.

Regla 1

En la Regla 1 se explica que los títulos de las Secciones, de los Capítulos y de los Subcapítulos no tienen condición jurídica. La clasificación se debe determinar en función de los términos incluidos en las partidas y en las Notas de las Secciones o Capítulos correspondientes, y haciendo referencia al resto de Reglas de Interpretación.
La Regla 1 de las RGI indica que solo porque el Capítulo 87 se titule «Vehículos automóviles, tractores, ciclos y demás vehículos terrestres, sus partes y accesorios», eso no significa que todos los componentes que se puedan encontrar en un coche estén incluidos de forma automática en este Capítulo. Por ejemplo, los neumáticos están incluidos en el Capítulo 40.

Regla 2

La Parte (a) de esta Regla establece que a los productos incompletos se les aplican las mismas partidas si tienen las características esenciales del artículo completo. También establece que los productos desmontados o sin montar se clasifican en la misma partida que el producto totalmente montado. 

La Parte (b) de esta Regla trata sobre las mezclas o combinaciones de sustancias. Amplía el alcance de las partidas que hacen referencia a un material o sustancia concretos, a mezclas o combinaciones de esas mercancías con otros materiales o sustancias. 

Si el efecto de esta regla hace que haya productos aparentemente clasificables en dos o más partidas, se deberá aplicar la Regla 3.

La Parte (a) de la Regla 2 se refiere a artículos como muebles desmontables, o cualquier otro artículo suministrado en forma de kit, y no es necesario que sea el kit completo. Esto significa que un coche incompleto utilizado para restauración seguiría clasificándose como si fuera un coche completo. 

La Parte (b) de la Regla 2 establece que una camisa para hombre con un 60 % de algodón y un 40 % de poliéster se debería clasificar como Camisas de algodón; mientras que una camisa con una mezcla 50/50 se clasificaría de acuerdo con lo establecido en la Regla 3.

Regla 3

La Regla 3 se utiliza cuando los productos se pueden clasificar en dos o más partidas.

La Parte (a) indica que la partida que ofrece una descripción específica del artículo tendrá prioridad sobre la partida que proporciona tan solo una descripción general. 

La Parte (b) trata las mezclas y artículos compuestos que constan de diferentes materiales, e indica que estos artículos se deben clasificar en función del material o componente que les otorga su carácter esencial. 

La Parte (c) indica que cualquier artículo que no se pueda clasificar en (a) y (b) se debe clasificar en la partida que aparezca en último lugar entre aquellas susceptibles de tenerse en cuenta.

La Regla 3, especialmente la Parte (b), está muy abierta a la interpretación y siempre se debe solicitar la opinión de un experto cada vez que se aplique esta regla.

La Parte (a) indica que las botellas de plástico se deben clasificar como tal en la partida 3923, que describe específicamente «Damajuanas, botellas, frascos y artículos similares», en lugar de en la partida 3926 «otros artículos de plástico».

La Parte (b) señala que en un juego de geometría compuesto por una regla de plástico, un transportador de ángulos de plástico y un compás de acero, el compás se podría considerar como la característica principal, ya que es el artículo de mayor valor. No obstante, puede que la mercancía se deba clasificar como dos o tres artículos independientes con un valor prorrateado. La función de un artículo tiene un impacto significativo: un láser aparece clasificado en la partida 9013, pero un láser utilizado en equipos de telecomunicaciones de fibra óptica se podría clasificar como equipos de telecomunicaciones en la partida 8517.
La Parte (c) señala que una camisa de hombre de tejido compuesto por un 50 % de algodón y un 50 % de poliéster (ambos componentes definen por igual el carácter de la mercancía), se clasificaría en la partida 62053000 como fibras artificiales, en lugar de clasificarse en la partida 62052000, aplicable al algodón.

Regla 4

Esta regla se refiere a las mercancías que no puedan clasificarse en virtud de las Reglas 1 a 3 y dispone que las mercancías se clasificarán en la partida que comprenda los artículos que tengan mayor analogía con ellas. No obstante, debido a la exhaustiva estructura de las clasificaciones, esta regla se aplica en contadas ocasiones.

Esta regla permite utilizar el sentido común para llevar a cabo la clasificación. Dicho de forma sencilla, si parece un pato, grazna como un pato y camina como un pato, se debe clasificar como un pato.

Regla 5

La Regla 5 se aplica a las cajas, contenedores y materiales de embalaje utilizados para embalar el producto. En la mayoría de los casos, siempre que los materiales no estén diseñados para ser reutilizados, estos artículos se clasificarán junto con el propio producto. 

Por lo tanto, la caja de cartón y de plástico que contiene un coche de juguete no se clasificará por separado. Sin embargo, un contenedor para transporte marítimo utilizado para el transporte de mercancías, aunque se trate de una única carga con el mismo tipo de productos, no se considerará como parte de la mercancía y se clasificará por separado.

Regla 6

En las Reglas anteriores se ha tratado la clasificación al nivel de las partidas. La finalidad de la Regla 6 es garantizar que las Reglas 1-5 también se apliquen a la clasificación de las mercancías al nivel de las subpartidas, siempre que se tengan en cuenta las notas relacionadas con las subpartidas. 

Las clasificaciones del SA son complejas y su aplicación, en ocasiones, puede resultar desconcertante. A continuación, puedes ver dos ejemplos que ilustran la incoherencia de las clasificaciones del SA:

  1. Muchas empresas elaboran productos especializados y declaran todos los recambios y piezas de esos productos como piezas del producto principal. En ocasiones, esto es correcto y los derechos de aduana suelen ser bastante bajos. No obstante, las piezas de «uso general», como tornillos, muelles, arandelas, tuercas, juntas tóricas y otros artículos análogos, se clasifican como tales artículos individuales en otros lugares, a menudo con tipos de derechos más elevados.
  2. La subpartida 9505 10 se refiere a artículos generalmente reconocidos por ser utilizados tradicionalmente en las fiestas de Navidad, y fabricados y diseñados exclusivamente como artículos para celebraciones navideñas. Sin embargo, no cubre los artículos del «invierno», como carámbanos, cristales de nieve, estrellas, renos, petirrojos y muñecos de nieve, ya que no se utilizan de forma exclusiva en las fiestas de Navidad, sino principalmente como adornos durante el invierno. En el Reino Unido se aplican diferentes tipos de derechos de aduana para estos artículos; en concreto el 0 % para adornos navideños y el 2,7 % para adornos invernales.